Hablamos en este caso de un trastorno que crea gran incomodidad, que genera temor y sufrimiento. Es difícil de entender para aquellas personas que no lo han padecido o lo han conocido de cerca y eso hace que el paciente se sienta incomprendido, aumentando la sensación de soledad y el malestar.

El trastorno obsesivo compulsivo o TOC, se caracteriza por la presencia de pensamientos obsesivos o repetitivos que causan malestar o desagrado a la persona que los experimentan. En un intento por disminuir el malestar, la persona puede comenzar a realizar una serie de conductas neutralizadoras. En un principio, esas conductas neutralizadoras pueden disminuir la ansiedad que producen los pensamientos, pero cuando el pensamiento vuelve a aparecer la necesidad de que desaparezca hace que las conductas neutralizadoras se vuelvan compulsivas y así se forma un círculo de obsesiones y compulsiones.

SÍNTOMAS EN EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO.

Como decíamos, los principales síntomas son la presencia de pensamientos obsesivos y compulsiones.

Los pensamientos obsesivos son ideas, imágenes o pensamientos que se repiten con frecuencia, que no son deseados por la persona que los experimentan y causan ansiedad o malestar intenso.

Las compulsiones son comportamientos o actos que la persona realizar para evitar o aliviar el malestar o la ansiedad.

Además de estos dos síntomas principales, las personas con TOC pueden experimentar otra serie de síntomas relacionados con la ansiedad, inquietud, miedo, nerviosismo, dificultad para conciliar el sueño, dificultades en las relaciones con los demás, sentimientos de soledad, miedo a perder el control.

Es muy común que la persona que presenta obsesiones sea consciente de que esos pensamientos son exagerados o crea que no son realistas, pero aún así se ve obligada a realizar las compulsiones para evitarlo y disminuir el sufrimiento.

TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO.

En el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo el psiquiatra puede valorar la necesidad de prescribir algún psicofármaco.

En cuanto a la terapia psicológica, hay evidencia de que la terapia cognitiva consigue muy buenos resultados en la remisión de los síntomas y en la mayoría de casos la disminución del sufrimiento es significativa.

La terapia psicológica con técnicas cognitivas para tratar el trastorno obsesivo compulsivo contempla varias fases. Un primera fase de evaluación, en la que trataremos de averiguar los principales pensamientos obsesivos y las compulsiones, así como las estrategias que el paciente ha intentado realizar para disminuir el malestar. En una segunda fase psicoeducativa, explicamos al paciente en qué consiste el trastorno, cuál es el mecanismo por el que ocurre, cómo se mantiene y qué podemos hacer para solucionarlo. En la tercera fase, ponemos en práctica determinadas técnicas cognitivas como la prevención de respuesta, identificación de errores cognitivos, reestructuración cognitiva, entre otras.

El proceso terapéutico no es fácil, pero los resultados son alentadores, por lo que toda persona que crea que puede estar viviendo una situación parecida a la que hemos descrito puede verse muy beneficiada de iniciar terapia con un psicólogo o psicóloga. Es importante asegurarse de que el tratamiento que aplicará el psicólogo está acorde a la evidencia científica, para no empeorar la situación y generar un mayor sufrimiento.

Trastorno obsesivo compulsivo. Definición, síntomas y tratamiento. 1