Hablaremos en este artículo de la depresión. Éste es un tema controvertido, en muchas ocasiones se considera un tema tabú que es mejor no nombrar para que no aparezca, como si de brujería se tratase. Y otras veces, cuando se habla de depresión no se hace con rigor, o bien se exagera o bien se infravalora. Por ejemplo, ni se tiene depresión por estar triste un par de días seguidos, ni es una condición que se cure tomando unas “pastillitas”.

Intentaré aclarar algunos aspectos de la depresión, esperando que sirva como punto de partida para pedir ayuda en caso de que se detectan algunas de las señales de alarma que describiremos a continuación.

¿Qué es la depresión?. Empezaremos definiendo la depresión.

La depresión, se engloba dentro de los trastornos del estado de ánimo como un estado de tristeza o estado de ánimo decaído, prolongado en el tiempo, que llega a ser incapacitante y que imposibilita a la persona que lo sufre para disfrutar de actividades que antes eran placenteras.

La depresión afecta puede estar relacionada con variables biológicas, como la edad, el sexo, cambios hormonales, cierta predisposición genética. Juegan un papel importante los factores ambientales (económicos, sociales, laborales, familiares…) y las variables personales (modo de afrontamiento, sesgos cognitivos o comportamientos desadaptativos).

Los síntomas de la depresión.

Describimos a continuación algunos de los principales síntomas o señales que aparecen asociados a un estado de ánimo deprimido, no entraré  a definir los criterios diagnósticos, pues podría causar confusión y para recibir un diagnóstico siempre es necesario acudir al profesional de la psicología.

La tristeza y el desánimo suelen ser los principales síntomas que aparecen asociados  a la depresión. Otros síntomas característicos son el llanto frecuente o ganas constantes de llorar, alteraciones en el sueño, por exceso o defecto, alteraciones en los hábitos alimentarios, falta de motivación, anhedonia o dificultad para experimentar placer, puede aparecer irascibilidad, cansancio fatiga y falta de energía.

Es frecuente que la persona con depresión experimente dificultad para concentrarse, déficit de memoria, dificultad para pensar con claridad, dificultad o incapacidad para tomar decisiones. La desesperanza y los pensamientos catastróficos también son característicos

En ocasiones en el  trastorno depresivo pueden aparecer  ideas sobre la muerte, así como ideación e intentos de suicidio.

Tratamientos para la depresión.

En depresión una de las terapias de primera elección es la farmacológica, está más que extendido el uso de antidepresivos en la población. Aunque hay evidencias de que el pronostico mejora cuando se combina con terapia psicológica, incluso hay estudios que vinculan una mejor respuesta del paciente a la psicoterapia que a la terapia farmacológica.

La depresión se trabaja en psicoterapia desde diferentes enfoques. Se trata de modificar las actividades cotidianas a fin de aumentar aquellas que puedan resultar agradables. Se desarrollan las habilidades que ayudan a mejorar las relaciones y la autopercepción. Se trabaja a nivel cognitivo para aumentar la capacidad para resolver problemas, para generar pensamientos realistas y ajustados. Y se dota al paciente de herramientas para la identificación y gestión de las emociones de modo eficaz.

Como siempre en salud, cuanto antes se empiece a poner la solución a una situación como la depresión mejor pronóstico habrá y menos sufrimiento para el paciente y su familia.

¿Qué es la depresión? síntomas y tratamiento. 1