Abordamos en este post el tema de la ansiedad. Un acercamiento para familiarizarnos con el término, conocer en qué consiste, cómo detectar si tenemos ansiedad o alguien cercano la sufre y veremos qué tratamientos son los más efectivos.

Empezamos con una definición. ¿Qué es ansiedad?

Ansiedad es un sistema de respuesta que nos prepara para enfrentarnos a situaciones amenazantes, potencialmente peligrosas. Por tanto, la ansiedad en sí misma no es algo negativo de lo que haya que huir, más bien funciona como otras emociones que hay que interpretar para poder poner solución a aquellos problemas que nos las ocasionan.

La ansiedad se vuelve un problema cuando la amenaza o posibles amenazas que nos mantienen alerta están desproporcionadas o directamente no existen. Es decir, yo puedo sufrir una gran ansiedad si constantemente estoy preocupada porque alguna catástrofe ocurra a mi alrededor, cada día sufro por esa incertidumbre, pero es algo que tiene poca probabilidad de darse, en este caso estoy sobrevalorando el riesgo y me estoy causando un malestar desproporcionado.

Veamos cuáles son los síntomas más comunes de la ansiedad.

Muy frecuentemente la ansiedad está relacionada con palpitaciones, sudoración, respiración agitada o dificultad para respirar, sensación de asfixia, problemas de sueño, trastornos gastrointestinales, dolor muscular, tensión, temblores, frio, calor o escalofríos, dificultad para pensar con claridad, pensamientos catastróficos, miedos y preocupación, entre otros.

No entraremos en este artículo a detallar los diferentes trastornos de ansiedad y los criterios diagnósticos que debe cumplir el paciente, pues el texto se haría realmente largo y no es el cometido, en este caso sólo queremos señalar los principales síntomas y más comunes de la ansiedad, hacer un acercamiento general.

En caso de necesitar una información más precisa o personalizada a un abanico de síntomas concreto, lo mejor es acudir a un profesional de la psicología. El psicólogo o psicóloga valorará el diagnóstico de ansiedad en tal caso y establecerá las mejores pautas de tratamiento ajustadas a cada situación.

En qué consiste el tratamiento para la ansiedad.

Como en otros trastornos psicológicos, en la ansiedad también se suele prescribir tratamiento médico, consistente en fármacos que ayudan a relajar al paciente, les ayuda a dormir o disminuyen la tensión, en función de las necesidades que estime el médico.

En cuanto al tratamiento psicológico, existe un gran consenso y evidencia de la eficacia de la terapia cognitivo conductual. Sin ninguna duda, el tratamiento psicológico mejora los síntomas de ansiedad y dota al paciente de una serie de herramientas que le ayudan a manejar futuras situaciones ansiógenas y a no sufrir esta condición en un futuro.

El tratamiento psicológico aplicado a la ansiedad se basa en conocer en qué consiste, cómo aparece y cómo se mantiene la ansiedad, es decir, se realiza un profundo trabajo pedagógico que ayuda al paciente a entender todo el proceso. Se establecen pautas para aprender a relajarse y se enseña al paciente a identificar los pensamientos y errores cognitivos que acompañan a la ansiedad, para poder anticiparse y manejar la situación de un moco más eficaz.

Como siempre ante una situación que nos hace sufrir y no sabemos cómo solucionar la mejor idea es acudir a la consulta del psicólogo o psicóloga y poner en marcha un tratamiento para, en relativamente pocas sesiones, comenzar a ver que es posible superar ese malestar.

¿Qué es la ansiedad? Sus síntomas y tratamiento 1