Infantil y juvenil.


El desarrollo adecuado en la infancia, adolescencia y juventud es fundamental para prepararse para una vida adulta completa y equilibrada. En ocasiones se dan circunstancias que dificultan este desarrollo. En este caso es esencial intervenir de manera precoz para evitar futuras complicaciones y alcanzar un adecuado proceso madurativo.

INFANCIA. Algunos de los principales problemas y dificultades que se detectan en la infancia son:

– Ansiedad y Depresión Infantil

– Miedos y fobias.

– Trastornos del sueño.

– Problemas de comportamiento.

– Trastornos en la lectura, la escritura, el cálculo y la resolución de problemas.

– Dislexia.

– Retraso en el aprendizaje.

ADOLESCENCIA. Los cambios que acontecen en esta etapa evolutiva provocan que chicos y chicas en ocasiones no se ajusten de manera adecuada y presenten algunas dificultades como:

– Ansiedad y depresión.

– Baja autoestima.

– Trastorno de la conducta alimentaria (anorexia y bulimia).

– Dificultad para relacionarse y escasas habilidades sociales.

– Adicciones (videojuegos, redes sociales, móvil…)

-Dificultad para organizar el tiempo y hábitos de estudio inapropiados.

– Ansiedad y estrés ante exámenes.

– Etcétera.

JUVENTUD. Las características personales, así como la exigencias sociales, la incertidumbre y la importancia de determinadas decisiones que deben tomar los y las jóvenes, hacen que en este periodo sean vulnerables a diferentes trastornos y dificultades, como:

– Ansiedad.

– Depresión.

– Estrés.

– Trastorno obsesivo-complusivo.

– Fobias.

– Dificultades de afrontamiento

– Etcétera.

Acerca de mí

No voy a negar que cada día me supone un gran reto, pero la satisfacción de ver como las personas que hacen terapia conmigo logran sus objetivos hace que merezca la pena cada minuto.